redescubrir el sonido de la vida el testimonio de birger

Birger Steen, educador de 58 años.

Birger Steen, un educador de 58 años de edad, trabaja en un centro para personas con retraso mental. Desde que utiliza los audífonos Oticon Agil se desenvuelve más fácilmente en su ruidoso entorno de trabajo. Y ha vuelto a disfrutar tocando la guitarra.

“Cuando estoy en el comedor, necesito comunicarme con claridad, no sólo con los demás miembros del personal sino también con las 30 o 40 personas que utilizan estas instalaciones”.

“Con mis audífonos anteriores, el repiqueteo de los platos y de los cubiertos era tan agudo e incómodo que, en ocasiones, tenía que quitarme los audífonos. Al final del día, terminaba completamente agotado”.

“Cambiarme a estos audífonos de Oticon tan avanzados ha sido como pasar de la máquina de vapor al motor a reacción. Todo suena tan natural —sobre todo las voces— que a veces me olvido por completo de que los llevo”.

“Cambiarme a estos audífonos de Oticon tan avanzados ha sido como pasar de la máquina de vapor al motor a reacción”.

“En las reuniones me es más fácil concentrarme. Y como oigo mejor, no tengo que estar pidiendo a los demás que repitan lo que dicen. También he notado la diferencia cuando hablo con mi hija. Como cualquier chica joven, suele hablar rápido y, a veces, entre dientes. Antes le preguntaba “¿Qué dices?” cada dos por tres, y después de unas cuantas veces, ella decía “Nada”. Esta situación nos irritaba tanta a ella como a mí pero, con Agil, problema resuelto”.

Más armonía

“También me he dado cuenta de que disfruto más cuando veo la televisión, voy al cine o escucho música. Hace poco fui a ver el musical ‘Los Miserables’ y la calidad del sonido era fantástica”.

“He tocado en un grupo de música durante años. Cuando cantaba, tenía que rasguear tan fuerte la guitarra para oírla que a veces rompía las cuerdas. Cuando ensayábamos, mis amigos me pedían que no tocara tan alto porque no podían oír lo que tocaban ellos. Pero con estos audífonos me oigo cantar y no tengo que tocar tan alto, así que hay más armonía entre todos los componentes del grupo”.

“Creo que lo más extraordinario de utilizar estos audífonos ha sido redescubrir el sonido de mi guitarra acústica. Ahora suena mejor que en los últimos veinticinco años. Cuando oí cómo sonaba, me emocioné. Era algo realmente extraordinario”.

Esta historia podría ser la suya. Cada año, miles de personas recuperan su audición y, con ella, la alegría de vivir. En nuestro Centro Auditivo Profesional, podrá probar con total comodidad y sin compromiso alguno, sus nuevos audífonos.

Infórmese sin compromiso en el 963 44 66 55. Le esperamos para cambiar su vida.

Fuente: Oticon.es