evolución de los audífonos

Hoy en día, los audífonos son muy cómodos, discretos, fáciles de usar, se programan con la pérdida de cada usuario, procesan el sonido de manera digital, se comunican entre ellos para mejorar la experiencia auditiva y, en algunos casos, sirven como complemento por sus colores y formas, pero… ¿Ha sido siempre así? Obviamente, no.

Para llegar hasta aquí, han sido necesarios muchos años de investigaciones, trabajo,  pruebas,  mejoras de los diseños y de la usabilidad que han dado, finalmente, con un producto que satisfaga a sus usuarios y mejore las sensaciones auditivas.

Los primeros audífonos, como podemos ver en esta infografía de Oticon, fueron dispositivos mecánicos que respondían a un principio muy simple: la amplificación del sonido aumentando la longitud o la apertura del conducto auditivo, es decir, la “trompetilla”.

Sin embargo, esos dispositivos eran muy poco útiles y, en ocasiones, objeto de burla hacia quienes los usaban. Hubo que esperar hasta los años 30 para ver los primeros dispositivos electrónicos que ofrecían una amplificación de sonido realmente eficaz. Los primeros audífonos eran de petaca, del tamaño de un paquete de tabaco con dos hilos que se conectaban en los oídos mediante un molde. Eran “altavoces” que ampliaban todo lo que sonaba a su alrededor. En los años 50 comenzaron a fabricarse los “retros”, es decir, aquellos audífonos que se colocaban detrás de la oreja, apareciendo los primeros audífonos a medida en los años 80.

Desde entonces, con la aparición de la tecnología digital, se ha logrado una personalización casi total y un nivel de confort desconocido, pero podemos estar seguros de que estos diseños que hoy nos parecen insuperables, mañana serán mejorados con nuevas tecnologías y funcionalidades.

Una cosa sí es cierta: sea cual sea la evolución que nos espera, en nuestro Centro Auditivo Profesional siempre ofreceremos la última tecnología con el mejor servicio y con unos precios que estén al alcance de nuestros pacientes. Porque si oír es importante, también lo es acercar a todo el mundo la tecnología y la calidad en la atención. Nuestros clientes ya lo saben y nos recomiendan. Pídenos una cita llamando al 963 44 66 55 y te demostraremos todo lo que podemos hacer por tu oído.